Los chinchosos

Los creativos deben pensar sus campañas con precaución para no ofender a ninguna clase de públicos

Los chinchosos


(Artículo de opinión publicado en Diario Metro) Una asociación de exludópatas se queja del anuncio de la Lotería de Navidad. La Federación Andaluza de Jugadores de Azar Rehabilitados exige que se retire la campaña con el eslogan “Anímate”, porque creen que lo que busca es sacarle a la gente los pocos cuartos que tengan para pasar unos días en familia. Vaya, no sabía que la publicidad podía servir para eso.

El caso es que cada cierto tiempo aparece alguna Asociación de Damnificados o un Club de Espectadores Cansinos y reclama que prohiban un anuncio porque le parece machista, incívico o pedófilo. Una vez unos sindicatos de agricultores lograron parar la campaña de las bocadillerías Bocatta, porque en los anuncios se burlaban de que el campo huele a estiércol. O sea, que la publicidad apesta.

Antes de llegar a las manos, esta clase de denuncias se dirimen en Autocontrol, que es una entidad donde están representadas las agencias de publicidad, los anunciantes y los medios de comunicación. Los creativos para defendernos siempre decimos que la publicidad no moldea la realidad, sólo la refleja. Y que nuestras ideas tienen algo de cachondeo, sí, pero con cariño.

Quién sabe si los spots de la Lotería pueden hacer aumentar los casos de ludopatía, lo cierto es que la crisis está haciendo que este año se vendan más boletos que nunca. Observen que ahora la crisis tiene la culpa de todo, si no se vende nada es por la crisis, si se vende más es por la crisis. Aunque yo no compraré ningún décimo. Tengo miedo de que si me toca, agote mi cuota de buena suerte y el resto del año sólo me pasarán desgracias. Supongo que alguna Asociación de Hipocondríacos podrá ayudarme.

Para evitar las quejas por publicidad ofensiva sólo hace falta la Ley y el sentido común, por parte de las marcas antes de aprobar sus campañas y de las asociaciones antes de lanzar denuncias frívolas. Como todo el mundo tiene derecho a una pataleta, se me ha ocurrido montar mis propias plataformas reivindicativas: la Asociación de Víctimas de los Muñecos de Santa Claus en los Balcones, el Club de Fans del Calvo de la Navidad (ese ya existe, se lo juro), la ONG Salvemos Los Reyes Magos. Si les interesa, llámenme, que reparto carnets.

Bookmark and Share



Etiquetas:
, ,


La sección de comentarios está cerrada.