Clint Eastwood gana la Super Bowl

Chrysler volvió a cautivar en las pausas de publicidad de la retransmisión deportiva con un spot de dos minutos

Clint Eastwood gana la Super Bowl


Los New York Giants derrotaron a los New England Patriots en la final de la liga NFL de fútbol americano que se disputó el 5 de febrero en el Lucas Oil Stadium de Indianapolis. Y como de costumbre, la cadena encargada de la retransmisión se anotó otra gran victoria: la NBC sumó 111,3 millones de espectadores, convirtiéndose el evento en el programa más visto en la historia de la televisión de Estados Unidos.

Tan fenomenal audiencia y, sobre todo, la expectación que despiertan los bloques publicitarios de la retransmisión, justifican los 3 millones y medio de dólares que se pagaron de media (otro récord) por cada inserción de 30 segundos. Pero ¿qué marcas rentabilizaron más su inversión?

El spot de Chrysler ha conseguido la aclamación unánime en todas las publicaciones especializadas. El fabricante repitió el formato y el tono que tan buena repercusión le proporcionaron en su anuncio de 2011: una única inserción de 2 minutos, con la ciudad de Detroit convertida en símbolo de las tribulaciones y la lucha de Estados Unidos por salir adelante de la crisis económica.

El actor y director Clint Eastwood protagoniza la pieza, con un discurso que aborda magistralmente el orgullo norteamericano. Su narración compara el descanso en el partido de la Super Bowl con ese momento en el que los ciudadanos se detienen a reflexionar sobre el futuro más inmediato: “También es la media parte en América. La gente no tiene empleo y sufre. Y se preguntan qué van a hacer para reincorporarse. Y todos estamos asustados, porque esto no es ningún juego”.

El anuncio de Chrysler, creado por Wieden & Kennedy, ha sido también uno de los más controvertidos, ya que sectores conservadores criticaron que, según su interpretación, contenía un apoyo velado a la reelección del presidente Barack Obama. Eso pese a que todos los anuncios deben superar una estricta censura del canal, que prohíbe los contenidos políticos, inmorales o pornográficos.

Mientras, otros análisis otorgan a Doritos y M&M’s el éxito de relevancia en esta Super Bowl. En el caso del USA Today Ad Meter, una herramienta online en la que los usuarios puntúan los anuncios en directo, “Sling baby” de la marca de aperitivos se convirtió en el mejor valorado durante el partido. Y en la recopilación de mensajes de Twitter a cargo de la agencia Mullen, los dulces redondos se destacaron con un anuncio en el que la chocolatina marrón debe defenderse de la acusación de que en realidad va desnuda.

Esta retransmisión de la Super Bowl ha dejado otros hitos en el aspecto publicitario. Entre ellos, la profusión de anunciantes automovilísticos (hasta 15 spots de coches se contabilizaron en la emisión nacional, contra los sólo 5 de 2009 o los 7 de 2010) y de piezas de más de 30 segundos. Muchos creativos han querido ver en esto último un ánimo de explicar historias más completas para que las campañas consigan mayor repercusión.

Otro aspecto a destacar es que los espectadores presenciaron pocos estrenos, ya que muchas marcas decidieron emitir antes sus esperados spots de la Super Bowl, con duraciones más largas y a un coste menor. Así, Volkswagen contrató sólo 30 segundos para la publicidad durante el partido con el anuncio “Dog strikes back”, pero los televidentes ya habían podido ver el vídeo completo en los días previos, que también ha sido muy memorable.

La clasificación de los mejores spots de la Super Bowl se completa con otros fabricantes de automóviles: Honda con los actores Jerry Seinfeld y Matthew Broderick en los anuncios para Acura y el CR-V, Chevrolet Silverado con su apocalíptico anuncio sobre el fin del mundo que los mayas vaticinan para 2012, y Kia Optima con un ominoso resumen de los deseos masculinos, han sido los más valorados.


¿Y en la Super Bowl de 2011?

En TV Anuncios no creamos un Especial sobre los anuncios de la retransmisión de la NFL de 2011, pero todos están disponibles aquí. Volkswagen congregó la atención con su spot “Young Darth Vader” en el que un niño disfrazado del personaje de La Guerra de las Galaxias se sentía poderoso cuando creía controlar el funcionamiento del Passat de su padre.

El otro gran acontecimiento de las pausas publicitarias del partido fue el regreso de Chrysler. La marca, emblemática del sector en Estados Unidos y ahora propiedad de la italiana Fiat, había estado ausente varios años en esta emisión y su retorno fue por todo lo grande, con el anuncio más largo jamás programado en la Super Bowl, una pieza de 2 minutos que protagonizó Eminem recorriendo las calles de Detroit.

El ranking de los anuncios favoritos de 2011, según el gusto norteamericano, lo encabezaron el perrito amaestrado para servir cervezas Budweiser y otro cánido, el que tentaba un joven con un Doritos desde el otro lado de un cristal.

Disfrute también de los Especiales Super Bowl de 2009 y 2010 en TV Anuncios.


Bookmark and Share



La sección de comentarios está cerrada.