Mándalos a tomar Fanta

El nuevo spot del refresco creado por McCann Erickson critica con humor a todos los que tratan de chafarnos la fiesta

Mándalos a tomar Fanta


La mayor preocupación de muchos adolescentes es encontrar una candidata dispuesta al apareamiento. Esa insuperable angustia vital, regida por el subidón de hormonas propio de la edad, sólo se ve superada por un miedo mayor: acabar encerrado en la “friendzone”. Así es como popularmente se denomina en inglés a la situación en la que algunos chicos, pese a su deseo, se ven envueltos en una relación amigos-sin-derecho-a-roce con sus amigas. Remarcamos el “sin” de la expresión.

“Estar en la friendzone” en una relación tiene traducción en español: ser “un pagafantas”. O sea, patrocinar las copas a la chica que nos gusta, sin que la intención se traduzca en un éxito sexual. La expresión es de reciente cuño pero su enorme difusión, hasta el punto de haber bautizado incluso una película sobre los avatares del flirteo, estaba pidiendo a gritos que la marca aludida se pronunciara sobre la cuestión.

Por fin lo ha hecho, y ha sido usando el lenguaje juvenil del target propio del refresco y en un tono que despeja cómo acepta Fanta que su nombre se emplee en tan denigrante caso: con humor y con deportividad. McCann Erickson es la agencia que ha creado la campaña.

La mención a los “pagafantas” está mezclada con situaciones en las que desearíamos enviar los aguafiestas a una burbuja particular. No obstante, ha sido suficiente para que muchos jóvenes se hayan identificado con la alusión y enseguida ese fragmento del spot se ha convertido en el más comentado en las redes sociales.

“Si te aburren mándalos a tomar Fanta y diviértete”, cantan los niños de una coral que recuerda otra película taquillera, “Los chicos del coro”. Además de criticar a las muchachas que se dejan halagar pero no dan un paso más con sus pretendientes, los escolanos señalan a los porteros de discoteca, las vecinas intransigentes con las fiestas caseras, los que se escapan de dichos eventos sin apoquinar su parte de los gastos y los que desaparecen cuando se echan novia.

La última mención es para el responsable de encender las luces al final de la velada. Y en resumen, la canción propone que lancemos un mensaje a todos los aguafiestas. Que se vayan “a tomar Fanta”. Que se tomen el refresco y dejen pasar así su malhumor.

Por irreverente y por tomarse con ingenio una expresión poco afortunada para la marca, la campaña merece convertirse en una de las destacadas del verano. Si además consigue sustituir a Fanta en el imaginario popular, de una marca que simboliza el fracaso sexual a una marca que envía con viento fresco a todo aquel que nos fastidia la diversión, su triunfo habrá sido doble. Los amantes de los vídeos de gatos en Youtube, los que no se rinden para conquistar a su amor y los que quieren que la fiesta nunca acabe, dan las gracias a Fanta por estar a su lado.


Bookmark and Share



La sección de comentarios está cerrada.