El agua se encasilla de pura maravilla

Sra. Rushmore combate las exageraciones sobre el beneficio de las aguas minerales en su nueva campaña para Aquabona

El agua se encasilla de pura maravilla


La mujer con el mayor cociente intelectual del mundo, 220, ostenta varias carreras e idiomas en su saber. La mujer con el récord del mundo de zapateado es capaz de percutir con sus tacones más de 1000 veces en un minuto. ¿Cree usted que el agua que beben ha tenido algo que ver en sus proezas?

Pues no. Y de eso va la nueva campaña de Aquabona, que firma Sra. Rushmore. Sendos personajes nos muestran sus extraordinarias capacidades, al tiempo que refutan que el agua mineral les haya ayudado a sobresalir de una manera tan destacada. Porque el agua es sólo eso, líquido elemento.

“Ninguna agua mineral hace maravillas”, proclama la nueva campaña de publicidad de Aquabona. Además de las piezas para gráfica, exterior y prensa, los dos spots cuentan con una bailaora y una pitagorina para mostrarnos que la excelencia y el talento dependen de nosotros mismos, de nada más. Que no tratemos de encontrar cualidades ocultas en el agua.

La agencia ya plantó la semilla de este mensaje en sus acciones anteriores, que incluían el claim “Un agua sin tonterías”. Ahora no trastabilla y reincide en denunciar un discurso con tanta trilla como asegurar que el agua pueda tener más beneficios que los que ya presuponemos a la bebida esencial.

“Transparente como el agua” es el eslogan de esta campaña, centrada en destacar los aspectos prácticos del producto anunciado, dejando de lado sus supuestos efectos milagrosos. Ventajas como el envase de 2 litros y medio, diseñado para encajar en los estantes del frigorífico. El contenido de la botella es el esperado: un agua mineral, procedente de manantiales, refrescante y cristalina.


Bookmark and Share



La sección de comentarios está cerrada.