Regalo de Navidad con patatas

La agencia Shackleton tuvo que frenar en el último momento el envío del regalo de Navidad a sus clientes

Regalo de Navidad con patatas


Este cuento de Navidad es la historia de una tragedia. La del destino que corrieron las 6.000 hojas de papel de regalo que Shackleton encargó y finalmente desestimó, que debieron haber sido el obsequio a sus clientes. Los empleados de la agencia están tan compungidos que han hecho un vídeo para explicar su odisea.

Todo el equipo de Shackleton se implicó en el proyecto: diseñar unos papeles originales, con mensajes socarrones previniendo de que con toda seguridad el envoltorio iba a ser mejor que el obsequio, que no se hicieran ilusiones los destinatarios, que con la crisis ya se sabe.

El plan era repartir las hojas entre los clientes de la agencia, para que estos pudieran usarlas para envolver sus propios regalos de Navidad, los del amigo invisible entre los compañeros, los de los compromisos ineludibles…

Eligieron los mejores diseños, los enviaron a imprenta y crearon un minisite promocional (que mantienen online, para su propio escarnio). Pero algo se torció en el último minuto. Al final, los papeles acabaron roídos por una destructora de documentos. En sustitución, el regalo que enviaron a los clientes fue algo más socorrido. No, unas patatas no. Un queso. Envuelto en virutas de papel.

Shackleton es la agencia que ha convertido en arte ese gesto de obsequiar por Navidad a sus amigos y algunas de sus ideas ya son míticas. Por eso, este cuento trágico tiene un final feliz, porque muestra que incluso pese a una creatividad fallida, el equipo se crece ante la adversidad y triunfa el humor. ¿Quiere saber por qué cancelaron el envío de los papeles de regalo? Haga clic en el siguiente enlace.


Bookmark and Share



La sección de comentarios está cerrada.