No ve ni escucha pero siente con FESOCE

SantaMarta y Agosto crean la primera campaña audiovisual para Fesoce a partir de la vivencia de Idoya, una chica sordociega

No ve ni escucha pero siente con FESOCE


¿Cómo imagina el mundo una persona sordociega? Gracias a un mediador, con la comunicación que establece a partir de un lenguaje táctil basado en golpes en la palma de la mano, una persona con esta discapacidad puede conocer lo que le envuelve, además de con el resto de sus sentidos funcionales, como el olfato o el gusto.

El entorno resulta ser algo completamente distinto cuando nos ponemos en la piel de una de estas personas. El mundo es el mismo, pero su percepción cambia cuando nos vemos privados de los sentidos en los que confiamos la mayor parte de nuestra interpretación del ambiente. Para que tomemos conciencia de esto, la Federación Española de Sordoceguera (FESOCE) ha lanzado su primera campaña audiovisual. La agencia SantaMarta y la productora Agosto son las responsables.

El spot tiene como protagonista a Idoya, una chica con esta discapacidad. Su experiencia se contrapone a la de Max, un niño al que se le plantea cómo percibiría un paseo por el bosque si no pudiera ver ni oír. En su relato, el personaje explica que el silencio y el tacto serían sus aliados para comprender lo que le rodea.

La realizadora Mireia Pujol logra transmitir lo que siente una persona con sordoceguera, mediante imágenes y con la música del pianista Fedor Veselov, joven ruso afincado en Barcelona.

Con los aromas del campo o con el tacto de las espigas podemos construir un mapa alternativo de esa masía en la que transcurre el anuncio. “Si no pudiera ver. –No podrías cocinar”, transcurre el diálogo. “–No podría ir solo por la calle, no podría andar por el bosque. Ver una puesta de sol. Ver el viento, cómo eriza las olas, ver la forma que tienen las cosas. La cara que tienes tú”.

Pero hay otras formas de entender el mundo, más allá de los sentidos a los que hemos confiado nuestra percepción. “¿Y si yo te doy la mano? ¿Cómo te sientes? –Bien. -¿Te sientes más seguro? –Sí, mucho. –Porque te da la impresión de que no te puede pasar nada. ¿Y me necesitas o no me necesitas? –Sí que te necesito”.

De este modo la campaña acaba señalando la función que los voluntarios de la ONG cumplen para ayudar a los sordociegos. La campaña, de una enorme sensibilidad y poesía, busca apoyo para las 18.000 personas en España que padecen esta discapacidad.


Bookmark and Share



La sección de comentarios está cerrada.