Campofrío vuelve a arrasar por Navidad

De nuevo la campaña navideña de Campofrío, “Hazte extranjero” firmada por McCann, se convierte en un fenómeno social

Campofrío vuelve a arrasar por Navidad


Más de 2 millones de plays en apenas unas horas, trending topic durante 2 días seguidos, más de 30.000 fans nuevos en la página de la marca… El balance que la nueva campaña de Campofrío está ofreciendo no deja de arrojar nuevos datos minuto a minuto. La agencia de prensa de la enseña, ACH, ha recopilado algunos de los hitos más destacados, pero cada logro se ve superado al poco tiempo. Y lo más reseñable: todo esto ha sucedido antes incluso de que la campaña se haya estrenado en televisión.

Y es que “Hazte extranjero”, la última creación de McCann para Campofrío, se lanzó el pasado domingo en el medio estelar. Pero lo hizo antes en Internet, donde consiguió una repercusión espectacular en cuestión de horas. Uno puede pensar que ya ni siquiera hace falta que la marca lance la campaña en televisión, porque sus objetivos se han superado ampliamente. Aunque bueno, es lo que estaba programado.

La acción supone una evolución del claim “Que nadie nos quite nuestra manera de disfrutar de la vida”. Si hace un año la campaña era un elogio del carácter de los españoles, no exento de ironía, ahora el mensaje de una vuelta de tuerca más, para señalar los defectos patrios y exponerlos como motivos para desear el exilio.

En esta ocasión, la actriz Chus Lampreave “recorre un mercadillo de nacionalidades en busca del país perfecto”, explica la compañía en una nota de prensa. Las virtudes de los ciudadanos de otros países se reúnen en una verbena para al final “reivindicar esa nuestra manera de ser y sentir a la que no puedes renunciar porque va contigo siempre, seas de donde seas y estés donde estés”.

Por eso, la campaña culmina con la frase “Uno puede irse, pero no hacerse”, todo un canto a los emigrantes que pese a haber dejado nuestra patria seguirán exportando la manera de ser de los españoles. Sea montar un negocio o pertenecer a la lista de las potencias mundiales, sea pagar menos impuestos o liderar el desarrollo tecnológico, la lista de deméritos nacionales parece interminable.

Personajes como Juan Ramón Lucas, Chiquito de la Calzada, Verónica Forqué, Xavier Sardà, las hermanas Hurtado, Rosario Flores, El Langui, Enrique San Francisco, Martín Berasategui, Gabino Diego, Goyo Jiménez, Leo Harlem, Manuel Carrasco… Incluso Pau Gasol tiene su aparición en esta campaña plagada de rostros reconocibles que invitan a abrazar la bandera de otro país… hasta que nuestra protagonista se plantea lo bueno que tiene ser español.

Porque esta campaña va de poder decir “que eres de un país molón”, apunta Chus. “Somos los últimos del ranking”, señala la actriz con pesimismo: “tal y como está el patio a uno le dan ganas de borrarse”. “Tiene que molar ser de una superpotencia y decir que soy del G8”, relata, hasta que se plantea qué consecuencias tendrá cambiar de nacionalidad: “¿si te haces es con todas las consecuencias? ¿Te cambiará el carácter?”.

Como en la edición anterior, la campaña incluye una autocrítica cargada de ironía y también elementos para el orgullo patrio. Porque hablar a voces, abrazarnos y escuchar a Los Brincos, trasnochar o ser solidarios también forman parte de nuestro carácter y son valores que debemos exhibir.

Así que al final, el balance es positivo para nosotros. Y de esta reafirmación emerge el mensaje final de la campaña, en el que los productos de Campofrío se asimilan con el carácter de los españoles. La campaña pensada para “dar la vuelta” a la idea de hacerse extranjero, en palabras de la realizadora Icíar Bollaín, también cuenta con piezas gráficas y para Internet.


Bookmark and Share



La sección de comentarios está cerrada.