Mercedes y la azarosa vida de la pareja

Contrapunto BBDO crea dos nuevas conversaciones sobre la vida en pareja alrededor de la posesión de un Mercedes

Mercedes y la azarosa vida de la pareja


El coche como arma para ligar. El coche como símbolo de estatus. Estas dos asociaciones están en el abecé de todo publicista, pero no por repetidas dejan de ser eficaces. Sobre todo si se les da un vuelco creativo, como ha hecho Contrapunto BBDO en su acción más reciente para Mercedes-Benz.

La nueva ola de campaña se lanza tras la buena acogida que obtuvieron los spots protagonizados por Álex de la Iglesia en el principio de año. El objetivo sigue siendo abrir la marca alemana hacia nuevos públicos, tal como ha hecho en los últimos tres ejercicios desde que empezó el trabajo con la agencia.

¿Cómo señalar la relación entre el coche y el éxito sentimental –amatorio o de pareja? Esta vez ha sido con dos conversaciones, la primera protagonizada por dos jóvenes en la barra de un bar. Uno de ellos está ansioso por llenar sus redes de pesca, pero el amigo le pone en evidencia al advertirle que debería sacarse antes el carnet de conducir.

En la segunda historia, una pareja desayuna cuando el hombre revela su sospecha: cree que ella está con él sólo por el coche que tiene. Hasta que la mujer le pone los puntos sobre las íes y le recuerda quién compró el vehículo. Veinte segundos de charla que hablan también de la percepción del género dominante y de la proyección del yo.

Esas conversaciones jugosas, cargadas de subtexto, en las que se reta al espectador a imaginar el resto de la relación capturada durante el tiempo del spot, se han convertido ya en seña de identidad de la marca. El concepto está englobado en el claim “Algo está pasando en Mercedes”.

Además de los spots de 20”, rodados por Augusto Zapiola para la productora Puente Aéreo, la acción incluye materiales sobre el rodaje, disponibles en la web de la campaña.


Bookmark and Share



La sección de comentarios está cerrada.