“Vota a Mono”: misterio resuelto

Una alocada campaña viral creada por Btob causa sensación en Internet. Ya sabemos qué marca está detrás

“Vota a Mono”: misterio resuelto


Aún no se han celebrado las elecciones y 174.000 personas ya han “votado” a un mono. A Monchi, que es como se llama el simio que se ha postulado como ministro de economía y que se ha convertido en el fenómeno viral del momento. Se trata de una campaña de publicidad creada por Btob que en su fase “teaser” ha levantado gran expectación. ¿Quiere saber qué marca se anunciaba tras esta original iniciativa?

Le presentamos antes a su protagonista: un mono con habilidad para los números, según relata en la web de la campaña; licenciado cum laude en la Universidad de Wichita (EUA), doctorado en el videojuego Monkey Island y con muchas ideas en la cabeza para sacarnos de la crisis. “Se hará un simpa con la deuda”, “Hará que la prima vuelva a ser del pueblo, no de riesgo” o “Conseguirá barra libre de wifi de lunes a viernes, 4G los fines de semana” son algunos puntos de su programa. Y si aún no le convence, vea el vídeo electoral y en cuanto escuche su pegadizo jingle tendrá claro a quién quiere votar.

¿Un mono llevando los presupuestos del país? Al fin y al cabo, peor que hasta ahora no nos puede ir. La única pega es que no existen ningunas elecciones a ministro de economía y la campaña de Monchi, obviamente, es una gamberrada muy bien tramada para introducir el estreno de un nuevo servicio financiero.

El producto es una app para gestionar la contabilidad doméstica, se llama Mooverang y detrás se halla la OCU, la Organización de Consumidores y Usuarios. El principal beneficio que querían comunicar es lo fácil que resulta usar esta app, así que Btob eligió como camino creativo explicar que es un programa tan sencillo que “hasta un mono podría manejarlo”, confiesa a TV Anuncios Fernando Lázaro, director general creativo de la agencia.

Por esa misma regla de tres, un mono también podría ocuparse de controlar las cuentas de España, y ese es el mensaje que ha desarrollado la campaña. La candidatura de Monchi se ha lanzado a la vez que comenzaba la campaña para las Elecciones Europeas del 25 de mayo y aunque Btob aclara que ha sido “coincidencia”, a nadie se le escapa que la acción también se puede leer como una crítica a la clase política.



No es una campaña política

No a todos les ha hecho gracia la idea: la entidad protectora de los derechos de los animales FAADA ha criticado “la explotación y el maltrato de un animal salvaje” por la presencia de un chimpancé en el vídeo y recuerda que dicho uso en publicidad somete a los animales a una vida antinatural en cautiverio. La agencia se defiende explicando que las condiciones del rodaje garantizaron el bienestar del animal en todo momento.

Otro de los peligros de la campaña era que la gran expectación desatada se frustrara al descubrirse el producto anunciado. Pero como señala Fernando Lázaro, su objetivo “era lanzar una marca, no una app”.

Por eso, la acción se seguirá desarrollando en una segunda fase de conversión (es decir, que la notoriedad y el engagement conseguidos hasta ahora se traduzcan en descargas de la aplicación) durante el próximo mes y medio lanzando contenidos “para que cada uno pueda ser el ministro de economía de su hogar” gracias a Mooverang.

La campaña también ha ayudado a rejuvenecer la imagen de la OCU y apelar a su target más joven, de 18 a 30 años.

“Vota a mono” arrancó el 5 de mayo con un vídeo teaser y una cuenta en Twitter. Después de que a los siete días se diese a conocer la marca Mooverang el balance es muy positivo: 8.000 seguidores, 165.000 visualizaciones en Youtube y 36.000 mensajes con la etiqueta #Votaamono, que fue “trending topic” casi al instante, lo cual ha dado a la campaña una enorme visibilidad cuantificada en 30 millones de impactos. Ahora ya lo sabe: puede llevar la contabilidad del hogar con su móvil y le será tan fácil como pelar un plátano.


Bookmark and Share



La sección de comentarios está cerrada.