“Esta leche de tigre sabe a ganar un Sol”

El director creativo de D6, Gonzalo Figari y el chef y empresario peruano Virgilio Martínez abren El Sol con una conferencia sobre ceviche

“Esta leche de tigre sabe a ganar un Sol”


La esencia culinaria de Perú es el ceviche y la esencia del sabor del ceviche es la leche de tigre. ¿Se imagina paladear una leche de tigre que sabe a “perder un cliente”, o que le sugiera la sensación de envidia de “cómo no se me ocurrió a mi” al ver una campaña de publicidad brillante? O para no dejarle con mal sabor de boca, ¿con gusto a “he ganado un Sol”?

Este singular experimento fue la sorpresa con la que Gonzalo Figari, director creativo de D6, y Virgilio Martínez, chef peruano y empresario, amenizaron la primera jornada de El Sol, el Festival Iberoamericano de la Comunicación Publicitaria, con su conferencia inaugural.

Titulada “Ceviche ADN”, la charla introdujo a los asistentes en los fundamentos del plato más típico de Perú. “La cocina andina es una cocina de fusión y migraciones”, explicó Gonzalo mientras enumeraba las influencias que ha recibido la gastronomía de aquel país a lo largo de la historia: de la cultura inca, la española, la de los esclavos de África, los infraesclavos de China que les sucedieron y la japonesa, entre otras.

Los dos profesionales han compartido la pasión por la experimentación desde que intercambiaran por dos días sus roles, en la iniciativa “Skins & Surfaces”. Ahora, también comparten la buena fortuna del número 15, porque esos son los años que Gonzalo celebra en 2014 con su agencia y quinceava es la posición en la que ha quedado el restaurante de Virgilio en la lista de los mejores del mundo que elabora la revista “Restaurant”. La efeméride es reseñable, incluso Belén Esteban les ha felicitado por ella (la grabación que lo prueba se proyectó en El Sol, fuera de concurso).

Y por supuesto, comparten el amor por el ceviche. Un plato en el que se marina pescado fresco en lima (sin exprimir la parte blanca, que es amarga), ajís (pelados y sin semillas), cebolla roja y, si lo desea, cilantro. El jugo que resulta es lo que se llama leche de tigre y, admitió Gonzalo, es “el ADN del ceviche”, un “sabor concentrado”.

Alrededor de la leche de tigre Gonzalo planteó a Virgilio el reto de la tarde: que elaborara en directo, con los ingredientes dispuestos sobre una mesa en el auditorio del Palacio Euskalduna, tres caldos cuyos sabores aludieran a tres experiencias concretas. Que su sabor fuera el mismo que el regusto que dejan a los publicistas ciertas vivencias que todos comprendemos: una leche de tigre con sabor a “se me fue un cliente”, a “cómo no se me ocurrió a mi antes” y “gané un Sol”.

Tres voluntarios subieron al escenario para certificar con el gusto y el olfato que las leches improvisadas se aproximaban a las ideas que debían sugerir. Al abandono y el vacío de la primera impresión, y la envidia mezclada en odio de la segunda, al orgullo feliz de la tercera asociación entre jugos de cocina y gajes del oficio.

Para los gourmets, recogemos algunos datos acerca del ceviche que se aportaron durante la conferencia: es un plato que no se toma de noche, el pescado idóneo es el lenguado y su temperatura es crítica para que el resultado sea óptimo. El mejor ceviche, recomendaron los conferenciantes, es el del chef Javier Wong en cuyo restaurante las opciones se limitan a escoger entre frío y caliente, dulce o salado.

El ceviche es “el sushi peruano”, tal como lo describe Virgilio, y en Lima las cevicherías se han convertido en los lugares “de vanguardia”. En esta edición de El Sol, el ceviche también ha sido la excusa para esta boutade que celebra la amistad, el compartir una pasión y disfrutar de los placeres de la vida.


Bookmark and Share



La sección de comentarios está cerrada.