Hoy se desata el pánico en la oficina de Ogilvy

Los empleados de Ogilvy en Madrid hoy trabajan sin la cosa más importante de sus vidas: el teléfono móvil. Es por una buena causa

Hoy se desata el pánico en la oficina de Ogilvy


Este jueves 10 de diciembre la oficina de Ogilvy & Mather Publicidad en Madrid celebra el “Shut App Day”. Lo de celebrar, entre muchas comillas, porque la acción consiste en privar a los trabajadores de aquello que necesitan tanto como el respirar: sus teléfonos móviles.

Todo sea dicho, la renuncia es voluntaria y por una buena causa. El objetivo es recaudar fondos a beneficio de la Fundación ONCE para la Atención de Personas con Sordoceguera (FOAPS).

El “Shut App Day” comienza alrededor de un árbol de Navidad. Un árbol de 4 metros de altura instalado en las oficinas de Ogilvy, del cual han colgado sus teléfonos los miembros del equipo de la agencia que así lo han querido. Y ahí seguirán durante 24 horas, los maravillosos smartphones degradados a adorno navideño.

¿Sobrevivirán sus dueños? No es pregunta baladí, los españoles somos “los más conectados” de toda Europa, ya que el 96,7% de los hogares cuenta con al menos un teléfono móvil, y somos el segundo país del mundo con más smartphones, el 88% de los habitantes tiene uno en el bolsillo.

Y casi todos lo usamos de forma voraz para comunicarnos mediante programas de mensajería como Whatsapp. Esa app va a ser el termómetro de la solidaridad en Ogilvy: cuando acabe la jornada y se descuelguen del árbol los teléfonos, se contarán cuántos mensajes ha recibido cada trabajador. Cada mensaje se traducirá en diez céntimos donados por la empresa para la Fundación ONCE.

La Fundación ONCE para la Atención de Personas con Sordoceguera promueve el desarrollo de programas dirigidos a la atención de las necesidades específicas de las personas con sordoceguera, poniendo particular interés en los relacionados con la educación y el empleo.

La iniciativa medirá también la adicción de los ‘creatas’ y ‘ejecutas’ de Ogilvy a dicha app. Cada vez que escuchen un “birubíp” desde el árbol se preguntarán si no se trata de un mensaje importante que ha llegado a su teléfono, aumentando su ansiedad de leerlo y responderlo. El reto lanzado desde la agencia es demostrar que se puede vivir un día sin el dichoso aparatito.

Y aunque usted no trabaje en Ogilvy, también puede participar en el “Shut App Day” (nótese el doble juego de palabras). Si conoce a alguien que trabaje en la agencia, hoy no deje de escribir a su familiar o colega a través de Whatsapp. Es por una buena causa.


Bookmark and Share



La sección de comentarios está cerrada.