La conversación que suena en El País

Una impactante campaña de imagen de *S,C,P,F... para El País reivindica el valor de la conversación

La conversación que suena en El País


“Los perros ladran, las gallinas cacarean, los becerros berrean, los cerdos gruñen…” y sigue la lista en el spot que *S,C,P,F… ha creado para El País. Con la particularidad de que cada animal aparece asociado a un colectivo: hinchas de fúbol, personajes de telerrealidad, racistas acosadores, especuladores de la Bolsa respectivamente.

Los protagonistas de la campaña son lo peor de la sociedad, los personajes que aparecen en los temas de actualidad, en las noticias que moldean nuestro mundo: terroristas yihadistas (“las ratas chillan”), dictadores (“los gansos graznan”), políticos corruptos (“las serpientes silban”).

El anuncio está lleno de dramatismo, por la intensidad de las imágenes creadas por el ilustrador y realizador Gregori Saavedra, animadas y sonorizadas en una atmósfera impactante. Pero sin duda lo más sobrecogedor de las figuras es descubrir que son reales, ya que se han compuesto a partir del archivo fotográfico de El País.

Y es que lo real es el fundamento de esta campaña. Una realidad trágica o espeluznante en la que sus actores muestran su peor cara, la más inhumana y brutal. Ante ellos se contraponen los destinatarios del anuncio: los lectores de El País.

“Lo que nos hace humanos es la capacidad de conversar”, apunta la agencia en una nota. “Únete a la conversación” es una invitación “a conversar en un tono más profundo y sereno, más inteligente, civilizado y relevante. Porque sin conversación perdemos no sólo la oportunidad de entender a los demás, sino lo que es más importante: de comprendernos a nosotros mismos”.

La campaña la han ejecutado las productoras The Mushroom Company y Velvet, con la intención de presentar un collage de imágenes que aludan a los grandes temas de la actualidad de la última década.

“Una colección de instantáneas que denuncian las tensiones de un mundo cada vez más global pero no por ello más cohesionado. Un puzle de muchas piezas que desmenuza la vorágine, la crispación, la sobredosis informativa -muchas veces contradictoria- y la incertidumbre que nos rodea”.

Ante todo ello, El País se ofrece como antídoto periodístico: su observación de la realidad, el análisis y los argumentos que nos permiten entender el mundo y hablar de él.


Bookmark and Share



La sección de comentarios está cerrada.