Codere acaba con las apuestas ‘de boquilla’

Kitchen ha tenido la idea de crear para Codere un “cobrador de apuestas” que perseguirá a los que no paguen lo que se han jugado

Codere acaba con las apuestas ‘de boquilla’


En cualquier bar, en cualquier sobremesa, en cualquier reunión de amigos, una frase acabará resonando sobre la conversación: “¿Qué te apuestas?”. Muchos la pronunciarán temerariamente, convencidos de un mérito que quizás no logren demostrar. Para vengarse de esos bocachanclas, Codere lanza su nueva campaña creada por Kitchen.

“El cobrapuestas” se presenta como el primer servicio de cobro de apuestas de boquilla. O lo que es lo mismo, una especie de cobrador de morosos pero sin frac, que se encarga de cobrar las apuestas que alguien ha hecho con sus amigos o familiares y nunca se pagaron.

La idea se ha plasmado en un spot en el que vemos los tres personajes que representan las apuestas de boquilla más comunes: “los diez pavos”, “me apuesto una cena” y para los más drásticos “me juego un riñón”. La encarnación de esas cantidades jugadas perseguirá a varios apostadores que perdieron y se hicieron los suecos, para recordarles su deuda pendiente.

Iñaki Bendito, director creativo de Kitchen, explica en una nota de prensa cómo nació la campaña para Codere: “Basándonos en el beneficio diferencial de la marca, la facilidad para cobrar las apuestas ganadas, decidimos posicionarnos mediante el humor para conectar con nuestro público. Nuestro objetivo era crear una marca cercana al presentar una situación con la que fácilmente nos identificamos y convertir a Codere en un aliado, un ‘justiciero’ que cobra las apuestas de boquilla”.

La campaña supone el lanzamiento de Codere para el gran público, buscando la notoriedad para esta marca de apuestas deportivas. Tal como se enfatiza, el principal mensaje es la sencillez para cobrar las apuestas ganadas.

Se puso en marcha el 6 de abril con presencia en Internet, redes sociales y PLV. En el ámbito digital la acción se compone de publicidad display y retargeting, el spot y un microsite desde el que los acreedores podrán enviar una video-amenaza de tono humorístico a los amigos que tengan una deuda con ellos.


Bookmark and Share



La sección de comentarios está cerrada.