El primer contrato móvil, con Euskaltel

La campaña navideña de Dimensión para el operador vasco apunta a una realidad social: los niños cada vez acceden a su primer móvil a una edad más temprana

El primer contrato móvil, con Euskaltel


Cada vez los niños acceden a su primer móvil a una edad más temprana. Y la Navidad es un momento en el que muchas familias reflexionan sobre cuál es el momento adecuado para que los niños estrenen su propio smartphone. Una herramienta cuyo uso plantea riesgos, eclipsados por el atractivo de que el menor se conectará con sus amigos usando los canales de nuestro tiempo.

Motivados por este debate, y con la intención de cumplir con el rol de compromiso y escucha activa que asume Euskaltel en la relación con su entorno, la marca de telecomunicaciones ha lanzado una iniciativa singular. Ha creado “El Primer Contrato”: un acuerdo entre padres e hijos para crear unas pautas que ayuden a un buen uso de su primer terminal, siempre que los padres hayan decidido que el niño o niña ya merece acceder a esta herramienta.

Este acuerdo, emocionante e inspirador, tiene forma de “contrato” en clave familiar, emocional, de puesta en valor de las capacidades del niño o niña y de confianza de los padres en sus pequeños. Se puede acceder a él a través de las tiendas, de la web, las redes sociales.

Y para darlo a conocer, se ha creado una campaña de comunicación con piezas no convencionales, que no tienen la forma del tradicional anuncio comercial porque esta propuesta de la marca no tiene como objetivo incrementar las ventas, sino que busca ayudar desde la experiencia, enriquecer el debate y así ayudar a que los padres puedan tomar una decisión. Y a la vez, quiere ser una muestra de nuestra aportación a la sociedad en estas fiestas.

La implicación de Euskaltel en la relación con su entorno también ha tenido reflejo en la creación de la campaña, pues entre los protagonistas de la misma hay algunos niños y niñas de familias de trabajadores de la compañía, que han querido poner de relieve así que es una marca que vive nuestra realidad de la misma manera que sus clientes, porque forma parte de su entorno de manera natural.

Para ello, reunieron a pequeños con edades comprendidas entre los 8 y los 12 años, y a sus padres. Los niños participaron en el spot de la campaña y los padres colaboraron aportando su opinión personal y las cláusulas con las que posteriormente crearon El Primer contrato. Una pequeña ayuda para una gran decisión.


Bookmark and Share



La sección de comentarios está cerrada.