La verdad sobre los audímetros en “GRP”

Un cortometraje parodia el mundo de la televisión y la medición de audiencias. Sepa cuánto de verdad contiene la cinta

La verdad sobre los audímetros en “GRP”


¿Cómo se mide la audiencia de la televisión? Es una pregunta que se han hecho alguna vez la mayoría de espectadores. Cuando un programa consigue un gran éxito o padece un fracaso, enseguida se convierte en noticia. Y se incluyen datos exhaustivos acerca de la gente que estuvo mirando la transmisión, cuántas amas de casa, cuántos padres de familia, niños, mayores y jóvenes, desglosado por regiones y clases sociales; incluso en qué momento se aburrieron y zapearon para buscar una alternativa en otro canal. Pero todas estas cifras… ¿de dónde salen?

En algunos países, la audiencia de los programas de televisión se mide con encuestas. Aunque aún hay quien cree que es su televisor, y los de todos los ciudadanos, los que emiten una señal a escondidas informando de qué canal está sintonizado en cada momento, lo cierto es que en los grandes mercados se utilizan audímetros: unas maquinitas misteriosas de las que muchos hemos oído hablar, algunos quizás conozcan un amigo que tiene uno instalado en su casa, y ahora, un cortometraje ha convertido este dispositivo en el protagonista de una historia de humor.

Se trata de “GRP”, una película de Vicente Bonet, en la que han participado Jordi Ballester y Mamen García, actores conocidos por los seguidores de series españolas. El cortometraje, de tan sólo 3 minutos y medio, puede verse aquí.

En “GRP”, una familia es seleccionada para que le instalen un audímetro en su hogar. Su identidad llegará pronto a oídos de las cadenas de televisión, que la sobornarán para que digan que están viendo los programas que les interese promocionar. El argumento contiene un desenlace inesperado lleno de ironía, pero el resto de la historia es una excelente lección acerca de cómo funciona la medición de audiencias en el mundo real. Aprovecharemos este cortometraje para explicarlo:

- Una empresa contacta con hogares al azar y les propone instalar un audímetro en casa: VERDAD. En España, esa empresa es Sofres A. M., propiedad de Nielsen. Quizás algún día suene el timbre o el teléfono de nuestra casa y nos planteen esa invitación, pero no es posible hacerlo al revés: no podemos ofrecernos a Sofres para participar en sus estudios de audimetría (se podría interpretar que tenemos algún interés comercial por formar parte del panel).

- Un aparatito conectado al televisor registra los canales que estamos viendo: VERDAD. El audímetro graba cada pocos segundos qué canal está sintonizado en el televisor y quién está mirando el programa. De madrugada, hace una llamada telefónica para transmitir a la central los datos memorizados durante el día.

- Unos pocos miles de familias bastan para saber qué programas mira todo el país: VERDAD. No hay ningún misterio en esto. La estadística no es esoterismo, es una ciencia (con margen de error). Antes de aceptar a una familia para incorporarla al panel de audimetría, Sofres contrasta algunos datos, como el número de componentes del hogar y sus edades, la clase económica a la que pertenecen y la Comunidad Autónoma en la que residen. De este modo, intentan que la muestra elegida represente a toda la sociedad.

- A cada miembro de la familia se le asigna una letra: VERDAD. Cuando un componente del hogar enciende el televisor, debe pulsar su letra en el mando a distancia del audímetro. Lo mismo tienen que hacer los demás miembros de la familia o los invitados cada vez que se encuentren en la habitación donde se ve la tele: de este modo el dispositivo “sabe” quién está viendo un programa en cada momento.

- A las familias participantes les entregan regalos: VERDAD. Pero los obsequios no son de las cadenas de televisión, como se muestra en el cortometraje, sino de la propia Sofres. Las familias contactadas aceptan colaborar en la medición de audiencias de forma voluntaria y desinteresada, aunque por si acaso, como agradecimiento a su esfuerzo (el engorro de pulsar ese botón con su letra cada pocos minutos) semanalmente se les asigna unos puntos. El mecanismo es similar al de los programas de fidelización. Tras acumular puntos, las familias pueden pedir regalos de un catálogo.

- El GRP es Dios: VERDAD. Este acrónimo que da nombre al cortometraje significa “Gross Rating Point” y es la unidad básica para medir la audiencia de un anuncio de televisión. Conseguir 1 GRP equivale a que el 1% del público que previamente se ha marcado como objetivo de una campaña de publicidad ha visto un anuncio. Los GRPs son aquello con lo que los trabajadores de las agencias de planificación de medios sueñan y tienen pesadillas por las noches. De esto se deduce un dato fundamental: los audímetros no existen para medir la audiencia de los programas de televisión, sino la de los spots publicitarios.

- Se puede poner unas cajas de cartón disfrazadas, como sustitutos de las personas a las que se les mide la audiencia: MENTIRA. Si durante un rato el televisor está encendido y nadie pulsa la tecla de su letra para indicar su presencia, el audímetro emite un zumbido molesto como recordatorio. El sistema de audimetría puede saber de este modo cuándo los espectadores se han quedado dormidos o han salido de la habitación. La central también está programada para detectar cambios en los patrones de consumo. P.ej., si el cabeza de familia empieza a ver la tele en horarios en los que supuestamente debería estar trabajando, Sofres llamará a la familia auditada para averiguar si es que se ha quedado en casa tullido y de baja laboral, porque se rompió una pierna esquiando.

- Las cadenas de televisión sobornan a las familias con audímetro, para que manipulen los datos que envían: MENTIRA. Por lo menos, que sepamos nosotros. Los participantes del estudio tienen prohibido trabajar para un canal, revelar su situación o permitir que reporteros o periodistas filmen su hogar.

El cortometraje “GRP” participa en el 8º festival Notodofilmfest. Su director y guionista, Vicente Bonet, ya resultó premiado en la edición de 2009 con la película “A cuestas con mis padres”.



Bookmark and Share



Etiquetas:
, , , ,


La sección de comentarios está cerrada.